Compartir Blog en las Redes Sociales

miércoles, 16 de agosto de 2017

YO SOY EL ÚLTIMO TEMPL+ARIO DE SANG-RIAL INKA


YO SOY EL ÚLTIMO TEMPL+ARIO DE SANG-RIAL INKA
Solo para iniciados.

Sí, yo soy el último templario. Soy el iniciado que busca el camino de la Liberación Final, busco en mis registros genéticos el origen de la inteligencia humana, desde tiempos “A” hasta nuestros días; y estos registros han sido guardados herméticamente por los caballeros templarios, organización hermética que se formó por orden del ángel que abrió el camino al redentor del mundo. La voz de este ángel fue apagada por la bestia de Herodes, para que los moradores del futuro no conocieran los misterios que encierra esa organización llamada EL TEMPLE, organización que fue hecha con la constante once (11) – La Persuasión- que es el número del “Kodex de Dios”

EL TEMPLE nació en los días de Juan el Bautista, con sus once (11) discípulos; fue Juan el que ordenó que se formara la organización, para que de generación en generación fueran transmitidos todos los misterios que ella portaba, y para la cual fue creada.

En los días de fundación de esa organización, se cumplieron los cuatro días de la creación (un día es como mil años y mil años es como un día para Dios), que son cuatro mil (4.000) años. Apareció el redentor del mundo, a quién el ángel (Juan el Bautista) le abrió el camino, entregándole el mando y a sus discípulos, ya que él pasaría al número trece (13) -La inmortalidad-. El redentor del mundo tuvo que venir exactamente para esa fecha, que representa el cuarto día en el que el Gran Creador del Universo hizo las dos grandes lumbreras mayores: el sol y la luna, para que sirvieran de guías a esta humanidad. El sol está representado por el Cristo, la mezcla de las esencias, de la estirpe de Judá, hijo de Jacob y Lea; y la luna está representada por María Magdalena, la estirpe de los reyes, de la descendencia de José, hijo de Jacob y Rachel. En la primera venida de esta lumbrera mayor (Cristo), se partió la historia en dos (2): antes y después; para su segunda venida, más de 2000 años esperándolo, la gran mayoría de la humanidad tendrá dentro de su genética la energía de estas dos estirpes, y se cumplirá el tiempo profético de Dios. En ese tiempo habrá “la gran tribulación”, y en su apogeo se cumplirá la profecía de todos los tiempos.

La segunda venida del Cristo será un acontecimiento mundial, que dará fin a la profecía Nº 17 del Apocalipsis, él vendrá a dirigir la verdadera iglesia de Dios (Apocalipsis 17:17) que será oficiada por la inteligencia humana: varón y hembra (hombre – mujer), con los mismos derechos. La Sacra Iglesia Crística de la Alquimia Universal Augusta Logia Templaría la Luz de Oriente se está preparando para unir fuerzas para esta segunda llegada de Cristo, por eso pregona y enseña el evangelio alquímico, el cual vino a enseñar el redentor del mundo en su primera venida, y también enseña el camino del Regreso a Casa (el regreso a las estrellas), pues la inteligencia humana no es de esta esfera; solo está aquí como un experimento evolutivo para poder prepararse en todos los aspectos para poder convivir en paz con otras civilizaciones superiores del cosmos. Este gran secreto ha sido guardado desde tiempos “A” por los mejores caballeros del TEMPLE, quienes han visto fraccionada a la humanidad con distintas religiones, con distintos dioses de variados nombres. Todas estas religiones han sumido a la raza humana en el oscurantismo de una noche terrible, cuyo periodo de tiempo encegueció a las gentes en odios y rencores, todo por el poder de esclavizarlos.

De Juan el Bautista hasta el año 1118 aparecieron públicamente nueve (9) caballeros. El caballero francés llamado Hugo de Payens y el caballero flamenco Godofredo de Saint-Adhemar, junto con siete caballeros más, decidieron impulsar la fundación de una orden monástica, cuya finalidad era la custodia de los peregrinos hacia los lugares de peregrinación y la guarda de esos peligrosos caminos. El nombre de esa organización fue “La Orden de los Pobres Soldados de Cristo”, que la historia registra públicamente como los inicios de La Orden del Temple. Estos nueve (9) caballeros conocían el Kodex de Dios, ellos se filtraron en la iglesia del patrono, que comenzó en el año 313 con el edicto de Milán, donde se firmó la libertad de adoración en el imperio romano, dándole a Constantino el Grande el poder de ser el legislador de la iglesia Católica Romana, y durante el tiempo que estuvieron, se dedicaron a construir templos donde iban dejando las pruebas de tan noble misterio. La doctrina de los caballeros del Temple siempre fue hermética, sus rituales se hicieron en el más completo secreto, hasta el punto de despertar sospechas por su hermetismo en la orden y por poseer una inmensa fortuna. Fortuna que sirvió para prestar dinero al papado y a los reyes soberanos.

La envidia y avaricia del rey Felipe IV de Francia, apodado el Hermoso, con la complicidad del papa Clemente V, una dualidad nefasta, fue la causa de que acusaran a mis hermanos, los templarios, de cometer sacrilegio contra la cruz, pues el rey Felipe IV estaba muy endeudado con La Orden del Temple. Fue así como este rey empezó una campaña de desprestigio hacia la orden del Temple, y a la vez presionó al papa Clemente V para que se actuara en contra de dicha orden.

En 1307 muchos templarios fueron arrestados, obligados bajo tortura a confesar falsos crímenes y herejías contra la iglesia. Más tarde fueron quemados, asesinados y, muchos de ellos, desaparecidos; hasta terminar con toda la orden del Temple, que oficialmente fue disuelta por el papa en 1312.

Los caballeros templarios tenían una red de espionaje, tanto al rey de Francia como al papa Clemente V. Aproximadamente 15 días antes de que se hiciera el primer arresto salió una cantidad de caballeros templarios, con rumbo desconocido, llevando consigo mucho equipaje, que contenía documentos y cosas importantes acerca de estos dos personajes y de otros misterios, que no podían caer en manos del rey ni del papado.

Cuenta la sabiduría de los siglos que ya se fueron, que los caballeros del Temple eran quienes controlaban los puertos más importantes de Francia y España. Un día llegó un barco vikingo cargado de un metal raro, era plata; los templarios compraron ese cargamento, pero a su vez averiguaron la procedencia de dicho metal, que fue sacado de las minas de Puno, en el Perú. Así que los templarios no solo fueron compradores del metal plata, sino que conocieron la ruta de su procedencia en América. Probablemente los caballeros templarios que salieron 15 días antes de los arrestos se embarcaron para América, llevando un pequeño tesoro: el Sacro Grial y los misterios del Kodex de Dios. Estos caballeros que salieron para América quedaron abandonados allí, por la arremetida del rey Felipe de Francia (el Hermoso), y la complicidad del papa Clemente V, que hicieron gran persecución contra la orden del Temple hasta disolverla, quedando reducidos a templarios clandestinos. Estos CABALLEROS TEMPLARIOS que se quedaron en AMÉRICA emparentaron con los INCAS, y así el idioma francés y español fue absorbido por la lengua aimara de los incas.

Después de más de dos siglos solo quedó una advertencia, que fue transmitida de generación en generación, esta indicaba que por el mar vendrían naves o barcos con la insignia de la cruz roja, la templaría. Es por eso que de España salió Cristóbal Colón, con tres carabelas izando en sus velas la cruz templaría. Él sabía la historia de los antiguos templarios y tenía idea de que había una ruta a un lugar desconocido. Es por eso que los pueblos nativos de América, entre ellos los incas, al ver las embarcaciones y las cruces recordaron los dichos de sus antepasados, a los que llamaron dioses.

Así amigo(a) lector(a), que usted es el (la) último(a) templario(a), el resto de la historia la sabe la humanidad. ¿Pero sabes por qué surgen los caballeros del Temple? Cuando inicié esta disertación comencé hablando de Juan el Bautista, de sus discípulos y de Cristo como la lumbrera mayor, el sol; y de María Magdalena como la lumbrera menor, la luna. Cuentan las buenas y malas lenguas, que estas dos luminarias se unieron en un connubio sexual, del cual nació una niña llamada Sara – Será, y esta niña se unió con un linaje real y nació Selah – Shela, y esta se acopló con un linaje real y nació EL CRISTO SHILOH, el cristo femenino que desconoce la humanidad, que será el encargado de mezclar los tres linajes: la mezcla de las esencias, de Cristo – sol - energía positiva; la estirpe de los reyes, de María Magdalena – luna - energía negativa; y la energía neutra del Cristo Shiloh – las estrellas- que por más de dos mil años se han mezclado en la humanidad hasta el día de hoy, para que tenga en su genética estás tres fuerzas llamadas “El Sacro Grial” – la sangre real para poder alcanzar la Liberación Final. Por eso tuvo que venir el redentor del mundo como lumbrera mayor, y María Magdalena como lumbrera menor, para que se mezclaran estas dos potencias con la fuerza neutra, donde se unen los tres Cristos para redención de la humanidad. Es este el principal motivo por el que Juan el Bautista ordenó que se formara la orden del Temple, para cuidar el Sacro Grial – Sangre Real, la cual corre por nuestro torrente sanguíneo. Es justo y necesario que la humanidad comience a saber que por nuestras venas corre la sangre real de estos tres linajes. Toda la historia de la descendencia de Judá, la mezcla de las esencias que son los hijos del sol, es pues la historia de la descendencia de José, la estirpe de los reyes que son los hijos de la luna y toda la historia de la descendencia del Cristo Shiloh hasta nuestros días, que somos los hijos de las estrellas (Génesis 1: 14 a 19. Deuteronomio 1: 10, 10: 22).

Es por eso, amigo(a) lector(a), que usted es el último templario, porque sin darse cuenta, en su cuerpo están estas tres fuerzas de estos tres cristos. Busque el origen de su apellido y lo encontrará, pero en la segunda venida de la lumbrera mayor (sol, el Cristo) se aclararán todas estas dudas, ya que él gobernará un día cósmico, que es de mil años. Debido a esto, por estos días se están levantando todos los caballeros templarios que están extendidos por la esfera, y para esto se ha formado La Sacra Iglesia Crística de la Alquimia Universal Augusta Logia Templaría la Luz de Oriente, iglesia que estudia y practica toda la alquimia de los libros sagrados de todas las religiones que hay sobre la esfera.

La Sacra Iglesia Crística de la Alquimia Universal Augusta Logia Templaría la Luz de Oriente tiene dos libros litúrgicos: uno donde están los rituales sacramentales y los rituales devocionales sobre el misterio, que son realizados por el o la Oficiante Mayor en la primera y segunda cámara. El segundo libro litúrgico contiene los rituales de misterios mayores de la doctrina de la Alquimia Sagrada, que son realizados por los caballeros templarios, ya sea oficiante masculino u oficiante femenino, que estén en la tercera cámara.

La Sacra Iglesia Crística de la Alquimia Universal y la Augusta Logia Templaria la Luz de Oriente se une para develar al mundo todos los misterios del Sacro Grial y el Secreto de Dios.

Sí tú, amigo(a) lector(a), quieres pertenecer a la Sacra Iglesia Crística de la Alquimia Universal Augusta Logia Templaría la Luz de Oriente, cuya sede central está en Colombia Sur América, reúne a once personas que les guste esta doctrina y forma un grupo con la constante de Dios que es 11; si tienes un grupo de 22 personas que les gusta esta doctrina, este grupo tiene el número de Dios que es veintidós. Si tienes un grupo de 33 personas que les guste esta doctrina, este grupo tiene el primer número del Tesoro de la Luz, que es el código 33 de Salomón. Cualquier interesado puede formar un grupo al cual se le consagrarán Oficiantes Mayores y se consagrarán como templarios.

Mayor información al correo:

Si te gusta esta disertación compártela con otros.

Saludos. Tizzhzooh Kiwil Uraizuh
(Pontífice Alquimista de la Orden del Temple Inka).

FUENTE + INFO